Museos, ¿Espacios de veneración y de culto o espacios sociales?

Castellano Parte Superior / Valencià Part inferior

Museos. ¿Espacios de veneración y de culto o espacios sociales?


Muchas veces cuando vamos a un museo, antes de entrar todo son risas y charlas, pero cuando cruzamos el umbral, la puerta, el límite entre la calle y la institución, instintivamente nos volvemos más serios, menos habladores, más respetuosos, y en definitiva me da la sensación de que perdemos una parte de nuestro ser al cruzar al otro lado del museo, el de dentro.

Yo soy la primera qué me gusta visitar museos de toda índole: históricos, de arte, arqueológicos, etnográficos… pero también es cierto, que no me gusta estar incomoda. No me gusta oír mis pasos mientras deambulo por las salas. No me gusta que me manden callar si estoy hablando con un amigo sobre la exposición, la obra museística o cualquier otro tema banal. No me gusta que me persigan de sala en sala por si toco algo porque el auxiliar de sala o vigilante no me ve con buenos ojos. No me gusta que me hagan sentir como si fuera una delincuente; y no me gusta que no me gusten todas estas cosas y muchas más.

Se supone que los museos son espacios sociales, pero a mí, muchas veces, exceptuando los de ciencias y algunos pocos más, me da la impresión de que no es así. No sé si a vosotros os ocurrirá lo mismo. En esta nueva era, que es la del s.XXI, con nuestro afán de comentarlo todo, ya sea directamente o indirectamente (RSS), todavía no entiendo como la mayoría de las instituciones culturales más que ser espacios para el libre pensamiento, la cooperación y la participación ciudadana, lugares donde despertar la curiosidad y disfrutar de un buen rato, más que todo eso, a mi me da la impresión de ser templos del silencio. Espacios para la vida contemplativa. Y a veces incluso me recuerda a una iglesia a las 12 del mediodía de un domingo, donde no puedes hablar y sólo se permite rezar, escuchar y callar. O en este caso, mirar, mirar y callar.

No digo que deban ser espacios como los parques, todo lleno de jaleo y gritos. Tampoco es plan. Pero pienso que es importante que mientras visites un museo, se pueda dar rienda suelta a la imaginación, a la opinión y a debatir sin ser amonestado por hablar. Es parte de la experiencia de visitar un museo. Al igual que poder realizar fotos, sin flash obviamente (este tema lo dejaré para otro post) de los espacios museísticos, ya sea en el interior como en el exterior.

El mirar ya no sirve. Ahora nos gusta mirar, hablar, experimentar con las nuevas tecnologías y con elementos museísticos (ojo, no me estoy refiriendo a tocar las obras patrimoniales). No nos conformamos con visitar un museo tal y como se crearon en el s.XIX. Necesitamos cambios y nuevas perspectivas. Demandamos espacios más abiertos y participativos dentro de las mismas salas expositivas, y no en espacios aparte. Y en definitiva, queremos ser parte del museo de manera activa y no pasiva. Queremos emocionarnos. Queremos saciar nuestra curiosidad. Investigar. Conocer más sobre los artistas o personajes históricos. En conclusión, queremos más de lo que actualmente estas instituciones culturales nos ofrecen.

Hace poco, Museo, Go Green, un blog muy interesante que habla de museología ecológica y participativa entre otras cosas, ha puesto en marcha el #ProyectoNoTocar (muy recomendado) donde os anima a participar y comentar mediante el haghtag cosas que cambiarías de un museo para que estos fueran más participativos.

Yo os animo a comentar que no os gusta de los Museos – #NomegustaenlosMuseos … – y que querrías hacer en ellos – #QueremosenlosMuseos … –

Luego compararemos vuestras opiniones y propuestas ya sea mediante el blog como en Twitter en otro post. A ver que sale de todas vuestras imaginativas cabecitas.

Museus. Espais de veneració i de culte o espais socials?

 


Moltes vegades quan anem a un museu, abans d’entrar tot són somriures i xerrades, però quan creuem la porta, el límit entre el carrer i la institució, instintivament ens tornem més seriosos, menys parladors, més respectuosos, i en definitiva em dóna la sensació de que perdem una part del nostre ésser natural al creuar a l’altra banda del museu, el de dins.

Jo sóc la primera que m’agrada visitar museus de tota classe: històrics, d’art, arqueològics, etnogràfics… però també és cert, que no m’agrada estar incòmoda. No m’agrada escoltar els meus passos mentre camine per les sales. No m’agrada que em manen callar si estic parlant amb un amic sobre l’exposició, l’obra museística o qualsevol altre tema banal. No m’agrada que em perseguisquen de sala a sala per si toque alguna cosa perquè l’auxiliar de sala o vigilant no em veu amb bons ulls. No m’agrada que em facen sentir com si fóra una delinqüent; i no m’agrada que no m’agraden aquestes coses i moltes més.

 

Es suposa que els museus són espais socials, però a mi, moltes vegades, exceptuant els de ciència i alguns pocs més, em dóna la impressió de que no és així. No sé si a vosaltres vos passa el mateix. En aquesta nova era, que és la del s.XXI, amb les nostres ganes de comentar-ho tot, ja siga directament o indirectament (RSS), encara no entenc com la majoria d’institucions culturals més que ser espais per al lliure pensament, la cooperació i la participació ciutadana, llocs on despertar la curiositat i gaudir una bona estona, més tot això, a mi em dóna la impressió que són temples de silenci. Espais per a la vida contemplativa. I, a vegades inclús em recorda a una església a les 12 del migdia d’un diumenge, on no pots parlar i sòls es permet resar, escoltar i callar. O en aquest cas, mirar, mirar i callar.

No dic que cal que siguen espais com els parcs, tot ple d’escàndol i crits. Tampoc és el pla. Però pense que és important que mentre visites un museu, es puga donar llibertat a la imaginació, a l’opinió i a debatre sense ser amonestat per parlar. És part de la experiència de visitar un museu. Al igual que poder realitzar fotos, sense flash òbviament (aquest tema el deixaré per un altre post) dels espais museístics, ja siga a l’interior com a l’exterior.

El mirar ja no serveix. Ara ens agrada mirar, parlar, experimentar amb les noves tecnologies i amb elements museístics (atenció, no m’estic referint a tocar les obres patrimonials). No ens conformem en visitar un museu com es van crear en el s.XIX. Necessitem canvis i noves perspectives. Demandem espais més oberts i participatius dins de les pròpies sales expositives, i no en espais a banda. I en definitiva, volem ser part del museu de forma activa i no passiva. Volem emocionar-nos. Volem saciar la nostra curiositat. Investigar. Conèixer més sobre els artistes o personatges històrics. En conclusió, volem més del què actualment aquestes institucions culturals ens ofereixen.

Fa poc,  Museo, Go Green, un blog molt interessants que parla sobre museologia ecològica i participativa entre altres coses, ha iniciat el #ProyectoNoTocar (molt recomanat) on vos anima a participar i comentar mitjançant el hashtag coses que canviaries d’un museu perquè foren més participatius.

Jo vos anime a comentar el què no vos agrada dels Museus  – #NomegustaenlosMuseos … -i que voldries fer amb ells – #QueremosenlosMuseos … –

Després compararem les vostres opinions i propostes ja siga mitjançant el blog com al Twitter en altre post. A veure que sorgeix de totes les vostres imaginatives ments.

 

15 comentarios en “Museos, ¿Espacios de veneración y de culto o espacios sociales?

  1. #Nomegusta que en los museos no dejen hacer fotos y #Queremos que al menos se curren un poco más los argumentos que nos dan para dicha prohibición (suelen ser ridículas)😉

    • 🙂 muchas gracias por tus dos interesantes propuestas DarcoTT a mi también me gustaría que se curraran un poco más los argumentos de las prohibiciones y que explicaran los porque

  2. Aviso: Por razones de una mayore coherencia y búsqueda en Twitter he cambiado los hagstag de #Nomegusta y #Queremos por #NomegustaenlosMuseos … – y que querrías hacer en ellos – #QueremosenlosMuseos … perdonad las molestias.

    • Me parece que planteas algunas cosas muy interesantes. Personalmente, cuando estoy en un museo no me gusta demasiado oír hablar a la gente, aunque claro si es en voz baja de tal forma que no se entere toda la sala pues me parece natural y normal ya que comentar forma parte de la experiencia cultural. De todas formas y más en linea con la que dices, no suelo sentirme demasiado cómodo en muchos museos porque me parecen espacios tremendamente descontextualizados, ya que yo concibo la obra en un contexto que muchos espacios de exposiciones ni se han planteado que pueda existir. En este sentido creo que una buena propuesta se puede encontrar en algunas salas, reformuladas hace poco, del Museo Arqueológico de Cataluña en el que las piezas se exponen tratando de mostrar todo el universo social y cultural que hay detrás de ellas. Es una pena que la mayoría de museos se piensen como burbujas urbanas, sordas, ciegas y mudas. Un saludo!

      • Muchas gracias por esas palabras Humberto, son muy halagadoras. No he estado en el Museo Arqueológico de Cataluña, aunque me quede con ganas de visitarlo durante mi estancia en Barcelona… pero creo que puedo imaginar exactamente a lo que te refieres… una escenografía siempre ayuda a visualizar mejor el contexto de la obra. Lamentablemente, estos recursos son bastante caros y muchos museos optan por aplicar recursos tradicionales en vez de innovar y realizar prácticas y diseños más atractivos para los visitantes. Muchas gracias por tu opinión, ha sido muy interesante🙂. Un saludo

  3. #queremosenunmuseo más actividades para familias
    #queremosenunmuseo programación para adultos divertida (tipo la de los niños) y no sólo conferencias aburridas
    #Megustaenlosmuseos que te sorprendan con sus diseños expositivos y poder tocar elementos de la exposición o fuera de ella.

  4. Sara, tens tota la raó, la veritat és que és horrible anar a un museu i sentir-te com si fores un lladre, que et miren, et segueixen, et fan callar, i al cap a la fi el què provoquen és que te’n vages d’allí en seguida, i amb mal de cos. A més, solen ser avorrits i incòmodes. #queremosenunmuseo llibertat d’expressió

    Perquè si suposadament són llocs per opinar, per aprendre, per compartir nous punts de vista, com és possible que no ens deixen parlar? No és contradictori? A mi em recorda més al vell estil d’aprenentatge de: “per aprendre bé: mira, escolta i calla; i les teves opinions per a tu que no li importen a ningú”

    • No ocurre en todos los sitios, pero en muchos si. Esperemos que con el tiempo las cosas vayan cambiando y se adapten y evolucionen más a las demandas y necesidades sociales del s.XXI. Gracias por tu punto de vista Rosa😉

  5. Pingback: Museos, ¿al servicio de la sociedad o de espaldas a ella? | Tica y plas

  6. Pingback: Conclusiones de #ProyectoNoTocar: soluciones para un museo sin prohibiciones | Museo, Go Green!

  7. Pingback: Conclusiones del #proyectoNoTocar: Soluciones para un museo sin prohibiciones « NO TOCAR, POR FAVOR

  8. Pingback: Dar la voz al otro – Laura Cano | Agenda Magenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s