La mona de pascua valenciana, un patrimonio gastronómico en peligro

 Castellano parte superior / Valencià part inferior

LA MONA DE PASCUA VALENCIANA, UN PATRIMONIO GASTRONÓMICO EN PELIGRO

Es curioso como se festeja la pascua de forma diferente en cada lugar de España. Como estas celebraciones van acompañadas de productos gastronómicos típicos. Pero, no sólo del producto gastronómico en sí, si no de todo aquello que lo rodea, la forma de comérselo y de fabricarlo. La asociación que se hace entre este producto y el período de tiempo en el que nos encontramos. Me refiero a “la mona”, y como este producto se relaciona directamente con la pascua y el buen tiempo. Un producto típico de la zona valenciana, pero que estamos tan acostumbrados a él, que no nos damos cuenta, que eso que para nosotros es normal, para una persona que se encuentra a 200 km de distancia, ya no digo en el extranjero, es un producto exótico y curioso.

“La mona” es un dulce compuesto por: azúcar, harina, huevos y sal. Es un pan quemado de forma redonda que al medio tiene un huevo tintado de algún color. Pero, ¿por que se llama Mona?

La palabra “mona” viene del árabe “muna” y significa el regalo que se le daba a los señores. No obstante, existe una leyenda que cuenta que en época musulmana, había una princesa que estaba enferma, había perdido el apetito y se pensaban que iba a morir. Le trajeron todo tipo de alimentos muy apetecibles: frutas, dulces… pero ninguna la hacía sentirse mejor. Hasta que una día llegó una mujer que tenia de mote “Mona”, le ofreció este dulce, que como estaba recién horneado olía muy bien, la princesa lo probó, y de tanto que le gustó, todo se lo comió. A partir de este momento, la princesa sólo comía este dulce, como alimenta mucho por sus ingredientes, empezó a mejorar. Y en honor a la mujer le llamaron “Mona”.

Antiguamente, al llegar la pascua, cada casa hacía sus propias “monas” para la familia y tintaban el huevo dejándolo hervir con un papel de seda de color. Una vez que tenían la mona dentro de la cesta de mimbre se iban a hacer “la bereneta” al campo. Es decir, se iban a merendar a las afueras del pueblo para comer este dulce rodeados de naturaleza y jugando con otros niños. Era un momento de fiesta y alegría, es una gran contraste con las procesiones de Semana Santa de otras partes de España

Esta tradición continúa en muchas zonas, aunque poco a poco va perdiéndose. La “mona”, por desgracia, ya no es tan valorada y muchos la sustituyen por bollería industrial o por un huevo de chocolate. No obstante, todos los años desde la Fundación de Gremios de Panaderos y Pasteleros se convoca un concurso para premiar los dulces típicos de esta época: una exposición que podemos encontrar todo tipo de dulces: pan quemados, tortas de nueces y pasas y, como no, monas de pascua.

Han ido cambiándose y modernizando las formas de “la mona”, ara ya hay cocodrilos, búhos, ovejas, etc.. entrando a competir diferentes hornos para encontrar la forma más original.

Por desgracia, la gastronomía típica de una zona y un período es un tipo de patrimonio que muchas veces es infravalorado o olvidado, porque es entendido como un elemento normal para nuestra sociedad y no hace falta darle ni difusión ni ningún tipo de valor. Nunca entenderé porque valoramos más el patrimonio material, como puede ser una obra de arte en un museo, que el plato típico de una zona, que refleja historia y tradición en sus ingredientes, en su elaboración y en sus ritos para comer. Porque la gastronomía es un tipo de patrimonio vivo, que nos muestra en nuestro día a día, todo eso que ha pasado en nuestra zona. Se debe proteger más y hacer más exposiciones de este tipo, que otorguen valor a la gastronomía, que la difundan. Hacer sentir a la gente, que cada vez que en pascua se van al campo a comer un bocadillo con “tomaqueta” o “la mona”, o que en navidad coman el puchero, o los fines de semana la paella, que son parte activa de la cultura, que tienen en sus manos patrimonio vivo, y, que al fin y al cabo, la gastronomía es un reflejo de todos los ámbitos de la cultura de un territorio.

Os dejo el link del blog de la Federación de Gremios de Panaderos y Pasteleros: http://saberartesano.blogspot.com.es

LA MONA DE PASQUA VALENCIANA, UN PATRIMONI GASTRONÒMIC EN PERILL

És curiós com es festeja la pasqua de forma diferent a cada indret d’Espanya. Com aquestes celebracions van acompanyades de productes gastronòmics típics. Però, no sòls del producte gastronòmic tanmateix, sinó tot allò que l’envolta, la forma de menjar-se’l i de fabricar-se. L’associació que es fa entre aquest producte i el període en el què ens trobem. Em referisc a ” la mona”, i com aquest producte es relaciona directament a la pasqua i al bon temps. Un producte típic de la zona valenciana, però que estem tant acostumats a ell, que no ens donem compte, que allò què per a nosaltres és normal, per a una persona que es troba a 200 km de distància, ja no dic a l’estranger, és un producte exòtic i curiós.

“La mona” és un dolç compost per: sucre, farina, ous i sal. És un pa sucarrat de forma redona que al mig té un ou tintat d’algun color. Però, per què es diu Mona?

El mot “mona” ve de l’àrab “muna” i significa el regal que li donaven als senyors. No obstant, existeix una llegenda que conta que en època musulmana, hi havia una princesa que es trobava malalta, havia perdut l’apetit i es pensaven que anava a morir. Li van portar tot tipus d’aliments d’allò més apetitosos: fuites, dolços, … però cap la feia sentir-se millor. Fins que va aplegar un dia una dona que tenia de malnom “Mona”, li va oferir aquest dolç, que com estava acabat de coure feia molt bona olor, la princesa el va tastar, i de tant que li va agradar, tot se’l va menjar. A partir d’aquest moment, la princesa sòls menjava aquest dolç, com alimenta molt pels seus ingredients, va començar a millorar. I en honor a la dona el van anomenar “Mona”.

Antigament, al aplegar la pasqua, cada casa feia les seves pròpies “mones” per a la família tintaven l’ou deixant-lo bullir amb un paper de seda de color. Una vegada que tenien la mona dins la cistella de vímet se’n anaven a fer la bereneta al camp. És a dir, se’n anaven a les afores del poble per menjar-se aquest dolç rodejats de la natura i jugant amb altres nens. Era un moment de festa i alegria, és un gran contrast amb les processons de Setmana Santa d’altres parts d’Espanya.

Aquesta tradició continua a moltes zones, encara què poc a poc va perdent-se. La mona, per desgràcia, ja no és tan valorada i molts la substitueixen o bé per dolços industrials o per un ou de xocolate. No obstant, tots els anys des de la Fundació de Gremis de panaders i pastissers es convoca un concurs per premiar els dolços típics d’aquesta època: una exposició que podem trobar tot tipus de dolços: pa sucarrats, tortes de nous i panses i, com no, mones de pasqua.

S’ha anat canviant i modernitzant les formes de “la mona”, ara ja hi ha cocodrils, mussols, ovelletes, etc… entrant a competir diversos forns per trobar la forma més original.


Per desgràcia, la gastronomia típica d’una zona i un període és un tipus de patrimoni que moltes vegades és infravalorat o oblidat, perquè s’entén com un element normal en la nostra societat i no cal donar-li ni difusió ni cap tipus de valor. Mai entendré perquè es valora més el patrimoni material, com pot ser una obra d’art en un museu, que el plat típic d’una zona, que reflexa història i tradició en els seus ingredients, en la seva elaboració i en els seus ritus de menjar. Perquè la gastronomia és un tipus de patrimoni viu, que ens mostra en el nostre dia a dia, tot allò que ha passat a la nostra zona. Caldria protegir-lo més i fer més exposicions d’aquest tipus, que atorguen valor a la gastronomia, que el difonguen. Fer sentir a la gent, que cada vegada que en pasqua se’n va al camp a menjar un entrepà amb tomaqueta o “la mona”, o què en nadal mengen el putxero, o els caps de setmana paella, que són part activa de la cultura, que tenen a les seves mans patrimoni viu, i que, al cap i a la fi, la gastronomia és un reflex de tots els àmbits de la cultura d’un territori.

Vos deixe el link del blog de la Federació Gremial de Pastissers i Panaders: http://saberartesano.blogspot.com.es

Un comentario en “La mona de pascua valenciana, un patrimonio gastronómico en peligro

  1. Aunque soy Estadounidense por nacimiento y vivo en EEUU puedo decir que las costumbres siguen! Aunque me falta muchas recetas…sigo la tradición de cocina de mis antepasados como la paella los fines de semana, el puchero de Navidad, turón en Navidad, peladias en las comuniónes y bodas, gachamiga, gazpacho manchego, y por supuesto la mona de Pascuas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s